O También llamado (Reflexología Podal)

Desde la antigüedad los orientales le han dado gran importancia a los pies.
De allí que los médicos recomendasen a sus pacientes caminar por las orillas de las playas, sobre las piedras de canto rodado, a efectos de beneficiarse con el masaje.

 

Con el correr del tiempo, tales efectos fueron estudiados con mayor profundidad, en concordancia con la particular cosmovisión de cada pueblo. De manera que
las técnicas y teorías al respecto, fueron enriquecidas por cada cultura en su paso de la India a China, y luego a Japón, donde finalmente conformaron la disciplina que se conoce como "sokoshindo". Su aprendizaje concita actualmente gran interés en occidente, donde se le reconoce su utilidad como punto de partida para el tratamiento de numerosas dolencias.

 

No obstante, vale aclarar que el máximo provecho de estas técnicas se logra a través del cabal conocimiento de los mecanismos por los cuales esos efectos curativos son alcanzados. Sólo de esa manera el terapeuta puede actuar sobre el paciente para aliviarlo, pero además, lo que es más importante aún, evitar que vuelva a enfermar.

 

Esta es la razón que llevó al prof. Campello, a dictar cursos de Sokoshindo, en los que se aprende desde la práctica, pero en estrecha relación con los principios filosóficos originales. Desde esta perspectiva, Campello manifiesta su preocupación por formar terapeutas que, además de reconocer las zonas reflejas y dominar su correcta estimulación, sean concientes de la importancia de trabajar desde la totalidad, apelando a la observación cuidadosa y a los mismos conocimientos ancestrales que enriquecieron esta disciplina desde sus orígenes.

 

El masaje "desbloquea" el flujo de la energía vital y reestablece el natural estado de equilibrio. Recordemos que para la Medicina Tradicional China la enfermedad es fruto del estancamiento de la energía que nos anima, conocida como Qi.

 

Bajar Archivo de WordBajar Programa de Sokoshindo

VolverSubir