Es una técnica ancestral que recurre al uso del agua para producir reacciones de curación en el organismo. Incluídas distintas técnicas de irrigación colónica.

 

 Los tratamientos de hidroterapia se pueden aplicar a través de:

Baños. Los baños pueden ser totales o parciales y la temperatura de los mismos varía según el tipo de aplicación que se quiera dar. Se distinguen las siguientes técnicas.

 Baños simples: se realizan en la bañera o tanque y tienen como finalidad la relajación del paciente.                             Pueden ser   fríos o calientes.

 Baños parciales: se aplican sobre una parte concreta del cuerpo.

 Baños de vapor: se utiliza vapor a gran temperatura que se proyecta sobre la zona a tratar tapándose                             posteriormente con una toalla.

 Baños de contraste: se aplica agua a diferentes temperaturas deforma alternativa.

 Baños de remolino: su efecto radica en la presión que ejerce el agua sobre la parte del cuerpo afectada.

 Baños galvánicos: se utiliza agua combinada con electricidad.


Hidromasaje termal: se trata de un baño con agua azufrada que activa la circulación sanguínea.

Duchas. Su efecto se produce por la presión que ejerce el agua fragmentada al salir de la ducha. Existen diferentes tipos de aplicaciones a través de duchas dependiendo de la presión y el tipo de emisión realizada.

Chorros. La aplicación se basa en la emisión de agua a alta presión a través de un solo agujero lo que permite concentrar la acción sobre un punto determinado. Los chorros se proyectan a diferentes presiones y temperaturas.

Aditivos. La acción del agua puede complementarse mediante la adición de sustancias en el baño.

Lavados. Se realizan pasando un paño húmedo sobre la piel.

Compresas. Son un tipo de envolturas a las que se adicionan hierbas.

Abluciones. El agua es derramada directamente sobre el cuerpo.

 

VolverSubir